En Winnipeg, en el sitio de rodaje, había un parque de niños detrás del set. Robin Williams pasó algún tiempo divirtiendo a los niños, contando chistes y autografiando desde películas hasta zapatos.

 Durante la filmación en Winnipeg, los escenógrafos tenían un problema inusual. Habían pasado un día entero cubriendo el set en nieve falsa para una escena, cuando la madre naturaleza decidió descargar 30 cm de verdadera nieve en una rara tormenta de mayo.

un_golpe_de_suerte

Noticias relacionadas

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *